[lang_gl] VAITES COA TROPA ESA! [/lang_gl][lang_es] MENUDA TROPA [/lang_es]

[lang_gl] Hai moito tempo que contemplo con abraio e estupefacción a deriva da prensa madrileña que vai concéntrica cara a loucura. Hai anos o “ABC” publicou colaboracións literarias miñas, nas súas páxinas acolleu un adianto de dous libros meus, eran outros tempos e hoxe semella incribel. Logo descubriron que eu era malo, un “rojo separatista” e ademais amigo de Zapatero, ese demo. E desde aquela o tratamento ao autor e aos seus libros foi claramente ruin e falto de ética profesional. Non cabe agora detallar todo aquí, resúmese en que pasaron a tratar ao autor como un inimigo ideolóxico e político a destruir. Por aquela era o seu espilido director José María Zarzalejos.
Agora el denuncia nun libro que o botaron do cargo no xornal outros peores que el nunha volta das loitas entre a dereita na corte. En fin, a vida pública española que recrea toda esa prensa é simplemente miserábel. Ninguén pense que iso non ten consecuencias para a vida social. E para a cultural e literaria tamén. Como diría o ex presidente Aznar, non hai que buscar os inimigos en lonxanas terras (nin nacionalidades separatistas): ese sectarismo é o verdadeiro inimigo da vida cívica española e a ameaza sobre a súa propia existenza. [/lang_gl][lang_es] Hace mucho tiempo que contemplo con asombro y estupefacción la deriva de la prensa madrileña que va concéntrica hacia la locura. Hace años el “ABC” publicó colaboraciones literarias mías, en sus páginas publicó un adelanto de dos libros míos…Hoy resulta increíble. Luego descubrieron que era un “rojo separatista” y, lo peor, amigo de Zapatero, ese demonio. Y desde entonces el trato dado al autor y a sus libros fue abierta y simplemente ruin y falto de ética profesional. No cabe detallar aquí, se resume en que pasaron a tratar al autor como a un enemigo ideológico y político a destruir. Por entonces era su diligente director José María Zarzalejos.
Ahora él denuncia en un libro que lo echaron del cargo en el peródico otros peores que él en otra vuelta de las luchas entre banderías de la derecha de la corte. En fin, la vida pública española que recrea toda esa prensa es simplemente miserable. Nadie piense que eso no tiene consecuencias en la vida social. Y en la cultural y literaria también. Todo tiene consecuencias. Como diría el ex presidente Aznar, no hay que buscar los enemigos en lejanas montañas (ni en nacionalidades separatistas): el ese sectarismo es el verdadero enemigo de la vida cívica española y la amenaza sobre su misma existencia. [/lang_es]