ALMODÓVAR/”EL PAÍS”

[lang_gl] Pedro Almodóvar síntese maltratado por “El País”. Un disparate. Foi El País precisamente quen creou o “fenómeno Almodóvar”, un fenómeno que é de consumo español e que insisten en dicir que é internacional,  un fenómeno informativo que vai alén do artístico  e ten moito a ver coa época e coa ideoloxía. Almodóvar foi a insignia dunha visión de España nacida nos anos oitenta en Madrid, que quixo ser nova e sen embargo é a de sempre, grotesca, cañí e un tanto impostadamente desesperada.

Un non gusta referirse á obra de outro creador, é cruel, seino porque tamén me doe, e hai partes a obra de Almodóvar que merecen respecto e celebración, mais situar a obra de Almodóvar no seu xusto lugar é imprescindíbel para non educar ao público na tontería. Que xa vai boa de chamarlle obras de arte a petardos. Sempre recordarei aquel filme titulado “Matador”, madialeva, estiven por dar un berro na sala para cagarme nos críticos e xornalistas que a alabaran e no público que permanecía sentado asistindo sumiso a aquela cousa. Marchei de alí.

Tamén Almodóvar necesita unha crítica obxectiva que se deixe de imbecilidades, axudaralle a ser mellor director.  O que está a facer agora El País es corrixir o dano feito ao propio Almodóvar e ao público español, tan inseguro e tan chovinista ao tempo. [/lang_gl][lang_es] Pedro Almodóvar se siente maltratado por “El País”. Un disparate. Fue El País precisamente quien creó el “fenomeno Almodóvar”, un fenómeno de consumo español que se empeñan en decirnos que es internacional, un fenómeno informativo que va más allá de lo artístico y tiene que ver con lo ideológico y con la época. Almodóvar fue la insignia de una visión de España nacida en los años ochenta en Madrid, que quiso ser nueva y sin embargo es la de siempre, grotesca, cutre, cañí y un tanto impostadamente desesperada.

Uno no gusta de referirse a la obra de otro credor, es cruel, lo sé porque también me duele, y hay partes de la obra de Almodóvar que merecen respeto y celebración, pero situar su obra en su justo lugar es imprescindible para no seguir educando al público en la tontería. Que ya está bien de llamarle obras de arte a petardos. Siempre recordaré aquella película, “Matador”, estuve a punto de dar un grito en el cine para cagarme en los críticos, en los periodistas que la habían celebrado y dado espacio, en el público que asistía sumiso a la proyección de aquello. También Almodóvar necesita una crítica objetiva que se deje de complicidades monstruosas, le ayudará a ser mejor director.

Lo que hace ahora El País es corregir el daño que le ha hecho al propio Almodóvar y al público español. [/lang_es]