ESTA ESPAÑA ES LA QUE HAY Y LA QUE VA A HABER, ME TEMO

Ahora sí, el arco iniciado en los pactos sobre los que se levantó la Constitución se ha cerrado en un círculo, este juego finalizó. Se acabaron los ensayos y cualquier duda, esta es la España que hay y no existe otro proyecto nacional que tenga base política y social posible.

España es esto y no va a cambiar, eso es lo que dice este parlamento de Mariano Rajoy, el parlamento ya es suyo. Cuando su partido no consiguió una mayoría absoluta, “declinó” intentar formar gobierno pactando con otras fuerzas y eso retrata plenamente su cultura política antidemocrática, sólo quiere gobernar sobre la derrota humillante de sus rivales. Ése es Mariano Rajoy y quien cuente otra cosa miente. Desde entonces todos sus pasos fueron para imponer su posición de fuerza, para formar un gobierno de su gusto tenía que tener a sus rivales destrozados y lo ha conseguido: el PSOE está liquidado organizativa, política y moralmente. Fue entonces, cuando aceptó el encargo del Rey “sin ningún género de reserva”.

Es un tema en si mismo la relación llena de renuencias entre el PP y Rajoy concretamente y la casa de Borbón. Nadie la debilitó tanto como el candidato “declinante”, que dejó atónito y en suspenso a este monarca, al tiempo que es un firme sostén de la monarquía como continuadora del Régimen, ese origen potencialmente problemático aunque hoy no lo sea. El franquismo y sus cortes son la fuente de la legitimidad jurídica de la monarquía, un pecado original que no puede ser borrado aunque se desee, pero tanto para el PP como para Rajoy, aunque no lo reconozcan en voz alta, son también la fuente de legitimidad que le reconocen a esta democracia y sus instituciones y ahí se encuentran. Hay veces en que parece que Franco tenía más visión histórica que la derecha española aún hoy. Naturalmente la monarquía quiere ser representación y es garantía de “la unidad de España”.

La nueva investidura de Rajoy, esta vez con el apoyo de quienes antes fueron su oposición, es un pacto político de alcance sobre las bases y con las condiciones impuestas por Rajoy. El estado español entero es suyo, de la derecha española: lo es nuevamente el poder ejecutivo, lo es el poder judicial como acaba de reconocer con preocupación el Consejo de Europa, y lo es el legislativo. Naturalmente su ideología recorre de arriba a abajo la masa de gestores y abogados del estado y la gran mayoría de funcionarios y guardias formados en el continuo ideológico del nacionalismo españolista heredero directo del franquismo. ¡Pero es que hasta el fútbol es suyo! No es necesario que se lo pregunten a Gerard Piqué, ya lo aclara el propio presidente de la Federación de Fútbol, Javier Tebas, militante de Fuerza Nueva y públicamente madridista. España es suya y todo queda en casa, lo dicen sin rubor, y los demás somos realquilados.

Y eso es así porque disfrutan de un poder indiscutido, en tiempos de paz el sistema de medios de comunicación español es la garantía de que no habrá verdadera democracia en España. De eso se encargan unánimemente las cabeceras de prensa madrileñas, que se presentan como “nacionales”, y todas las empresas de telecomunicación. Ellas son la fuerza, el poder que mantiene a la población española en la inmadurez democrática, la garantía de que no podrán ejercer la ciudadanía y de que los demás somos sus rehenes.

Hubo un tiempo en el que el poder político estaba más distribuido y cabían matices pero la evolución natural de la democracia española, acelerada por la crisis económica, condujo a la concentración en un núcleo compactado. Más que la crisis el catalizador fue Catalunya. En España todo poder político es españolista y lo demás son disidencias insignificantes.

La crisis del PSOE arrumbó a cualquier díscolo, hoy por hoy es un partido que ofrece todas las garantías necesarias, este partido nunca haría una Ley de Memoria Histórica o daría una oportunidad a revisar el sistema constitucional con un nuevo “estatut”. El españolismo militante y los intereses de burocracias de autonomías que interiorizaron el subsidio tanto como un derecho como una forma de vida son dueñas del partido. El PSC hace una patética afirmación de existencia pero no le puede servir ya de mucho, no podrá rehacerse porque el partido madre comparte la posición del PP y no dejará margen a nada que no sea permitir la sardana, pero los toros son obligatorios. La mayoría fraguada en parlamento que le da nuevo gobierno a Rajoy es políticamente anti catalanista (e ideológicamente anti catalana también).

Ésa es la nueva ley, parte de que el deseo de la mayoría de los catalanes es “el reto más grave” que tiene España y durará una legislatura.

[lang_gl] TINTA DE TORO. Viños de Toro (publicado no Magazine hai anos…)[ lang_gl]

SANGRE DE TORO/EL VINO DE COLÓN/EL LUGAR DEL VINO/TINTA DE TORO

Buscar el origen del propio apellido puede conducirlo a uno a lugares extraños. A mí me llevó a una ciudad tan fantástica como real, una ciudad casi suspendida en el aire, en equilibrio sobre un suelo hueco; palacios y casas que se levantan hacia el tejado, y que descienden hacia la bodega. Tantos tejados como bodegas. Se llama Toro y su nombre lleva dentro el sol de Zamora y el color de la sangre más tinta y espesa.

Para conocer Toro subí a la Torre del Reloj, sobre un arco de entrada a la ciudad, una torre repleta de palomas, la campana que anunciaba la queda, la hora de cerrar las puertas de la ciudad al anochecer. Así vi desde su misma altura las torres de la monumental Colegiata, de las ¿28? iglesias y conventos y los tejados de los palacios y casas. Toda la pequeña y antigua ciudad es una joya y la vista desde la fortaleza hacia abajo, el río Duero, es impresionante. Toro existe por ese río, una línea de frontera natural, y por su antiguo puente romano, y existe porque es una fortaleza natural. Toro vigila una frontera y un puente.

Al bajar de la torre y de la altura de los pájaros paseo al nivel del suelo acompañado de José Navarro Talegón, verdadero custodio del patrimonio de la ciudad, y éste me hace observar como en cada fachada hay un respiradero a la altura del suelo, “es de la bodega”. Y luego fui reparando en todos ellos al caminar: todo Toro está horadado por debajo. Como si cada edificio se levantase sobre un hueco, como si cada masa construida tuviese debajo su sombra, su doble etéreo, pues esas bodegas están hoy vacías en su mayor parte. Sin embargo toda la ciudad se levantó de un mismo modo, primero se cavó una bodega y luego sobre ella una casa, un palacio o un convento. En un principio fue el vino. Las guías de viaje me hablaban de los numerosos monumentos de la ciudad expuestos a la luz de ese sol duro, incluso citan el vino pero omiten lo escondido, el Toro subterráneo. Quise conocer la sombra oculta de la ciudad, “lo mejor que tiene el sol es la sombra”, me dijo más adelante un labriego de Morales, así que le pedí a José Navarro que me ayudase a bajar a esa zona oscura sin la que no se puede comprender Toro. El lugar del vino, la bodega cueva: la fuente.

¿Pero qué es el vino? Es el sol que sintetiza azúcar dentro de la uva, el azúcar que fermenta y madura. El vino es sol que recibe la tierra y transforma en sangre que circula por la viña y que bebemos. Este vino tinto es este sol fuerte que cubre esta tierra seca con tantas horas de sol como Almería (aunque por la mañana hace fresco y oigo a la gente comentarlo quejándose, debiera agradecerlo). Tierra de sol, tierra de vino desde siempre, en …………había ………………bodegas en la ciudad. No sólo era un producto de exportación abundante, también tenía prestigio, (rey Alfonso X……..), y aquí tienen a gala recordarnos que era el vino que llevaba Colón en su carabela (aunque, francamente, ¿quién tiene tanta memoria para recordar tal cosa cuando no hay documento escrito que lo atestigüe? Pero dejémoslo así, es bien posible que Colón y su marinería se mandaran unos vinos tintos para celebrar que veían tierra al fin).

Y me ayudó, me fue llevando de puerta en puerta, de bodega en bodega. Antes querría tener una información oficial de los vinos, “ah, pues vamos al Consejo Regulador de los vinos de Toro”, que está en el palacio de los Condes de Requena y tiene un patio plateresco realmente hermoso con capiteles tallados en piedra arenisca donde se amontonan figuras de gente cazando, otros dando capotazos a toros y racimos de uvas. Allí le proporcionan a uno información, las cosechas, las catas, la producción, las bodegas, los 1.291 viticultores, los recortes de prensa que reseñan la calificación de “excelente” de la añada del 2008. Ochenta catadores, prácticamente todos varones, se sentaron muy serios, bebieron de doce vinos y diagnosticaron. Desde luego ningún bodeguero difundiría información que calificase mal a su vino, pero la encargada de informarnos nos detalla que la excelencia de la cosecha fue debida a llovió mucho en primavera e hizo mucho sol en verano. Mucho de todo. Como prueba de esa calidad me ofrece una botella de vino tinto. Resisto el impulso de abrir la botella ya, aunque veo que en los bares de la ciudad hay gente que ya abre el día con un vaso, porque lo que verdaderamente quiero ver es la bodega, ¿tiene bodega este antiguo palacio? Claro, como las demás casas, palacios y conventos.

Bajamos por las escaleras excavadas en la piedra y cubiertas con ladrillos. Todo está limpio e iluminado lo que antes fue lóbrego y oscuro, es una bodega fuera de uso y que alberga botellería ordenada por añadas, bodegas y tipos de vino. Es un lugar aséptico, la única nota de vida la da un pajarillo, un “carbonero” que se ha colado por algún hueco y parece que ha anidado allí. Apagamos las luces y lo dejamos en su secreto, probablemente en el piso de arriba no saben quien es el duendecillo que guarda la vieja memoria de la bodega.

Vamos a ver bodegas, queremos ver bodegas. La Posada de la Reja Dorada fue palacio de los Montroy, carga con la leyenda de Antona García que traicionó a la ciudad, enfrentada a Isabel de Castilla, y que inverosímilmente fue ahorcada en una reja de su propia casa. Nos saltamos el portal donde nos ofrecen vinos y recuerdos típicos toresanos y bajamos a la bodega. De nuevo es el recuerdo de lo que fue, está limpia, arreglada, unas muestras de los distintos tipos de cepas, algún instrumento de trabajo en las viñas y unos barriles nuevos recuerdan lo que fue, lo que hubo. En esas cuevas llegó a haber cubas de mil cántaros, cada cántaro dieciséis litros. No es esto, no es esto aún, se lo dejamos al turista y seguimos buscando.

Vamos a una bodega muy conocida, “Fariña”, un apellido que llegó desde Ourense hace algunas generaciones, se levantó en el pago “El Palo” en las afueras de la ciudad pero con los años se ha ido viendo rodeada de naves industriales. Bernardo Fariña nos relata la historia de una bodega que resume muy bien la historia reciente de los vinos de Toro, como Manuel Fariña, su padre, estudió enología en Valencia, él mismo hizo lo propio en Burdeos, y de vuelta en Toro se enfrentó al diagnóstico oficial de que allí nunca se podrían elaborar vinos de calidad partiendo de la uva tinta de Toro y que para ello habría que arrancar las cepas y plantar uvas foráneas, francesas, y defendió que la variedad local, además de estar adaptada, si se cultivaba y elaboraba adecuadamente, controlando maduración y fermentación, daría buen vino. Ese fue el dilema que afrontaron estos vinos a partir de ese momento, que dirimió en el año 82 cuando se crea la Denominación Específica y que se selló ya en el 87 la Denominación de Origen. De la resistencia estos vinos han pasado a la existencia pujante. Sus cepas resistieron a la filoxera a principios del siglo XX, gracias a un suelo arenoso que no era favorable al gusano, y el vino resistió desde entonces como un vino fuerte, espeso y con graduación que se exportaba a Francia, Galicia, Asturias, Castilla y León como vino de mesa o para mezclar con otros de menos graduación. Un vino bruto que fue bebido por generaciones que hicieron el servicio militar en “milicias” en el cercano campamento de Montelareina. Hoy, tras la transformación vivida en los últimos veinte años, es otro vino con un prestigio que ha atraído a bodegueros ilustres, Bernard Magrez, ¿Michelle Rolland? o el actor Gerard Depardieu.

Pero aún no es esto, esta moderna bodega de “Fariña” no es lo que busco, como en la novela de Julio Verne, necesito bajar al centro de esta tierra. Y al fin consigo entrar en la bodega de la Casa de la Nunciatura, es del siglo XVI pero desde entonces pasaron muchos años y ahora vive allí Gildo con su mujer. Gildo lleva desde niño cosechando, cargando y pisando uva, todavía elabora para los amigos un poco de vino tinto, blanco, coñac y hasta cava. “El vino se disfruta haciéndolo, bebiéndolo, regalándolo. Y como sale bien es cantando.” El vino es su vida, aunque una vez cayó por un respiradero de la bodega, catorce metros de caída, afortunadamente el santo de aquel día era el Ángel de la Guarda y el santo estuvo atento. Nos muestra su cueva mágica, piedra cavada, gastada, ahumada por antorchas para “matar el vaho”, fuego que espantaba el ¿anhídrido carbónico? que intoxicaba a quien bajaba cuando fermentaba el vino. La uva se echaba desde la calle hasta la bodega por un respiradero, la “zarzera”, ¿pero cómo se subía el vino desde tan abajo por unas escaleras tan estrechas? Los “liadores” o “sacadores”, que fueron una cofradía medieval toresana y luego trabajaron para el ayuntamiento, eran quienes cargaban los pellejos con el vino hasta arriba. Pero ya no hay sacadores, ya no funcionan casi ninguna de estas grandes bodegas bajo las casas, el progreso acabó con ellas: la traída de aguas y el cemento. En 1929 se instaló el alcantarillado en la ciudad y desde entonces las filtraciones de agua han arruinado la mayoría de las bodegas, y con posterioridad muchos propietarios han reformado las bóvedas de las cuevas con cemento lo que ha creado una humedad que al final las ha destruido. Probamos el vino y nos marchamos.

Salimos de Toro y muy cerca, en Morales, pisamos la tierra arenosa y cubierta de cantos rodados de un pago de Valentín, su tío Alfonso cava en la tierra para que veamos sus cuarenta centímetros de profundidad de canto rodado y arena. Tanta piedra gasta la azada, “esta tierra come mucho hierro”. Y luego bajamos a su bodega escapando del calor y probamos su vino de 15´6 grados, que curiosamente baja fresco y ligero. “Hace sendero según baja”, constata Valentín.

Aquí los que amamos los vinos blancos aprendemos a querer esta uva tinta de Toro. Bajé al centro de esa ciudad extraña y mágica y confieso que he bebido y he escrito esto con tinta de Toro.

[lang_gl] DESCANSANDO DUN “TWITTER”[/lang_gl]

[lang_gl]

Abrín un “twitter” persoal (SusodeToro1)por causa espúrea, eleccións xerais, política desesperada. Que a Galiza non deixase de existir por ela mesma. As elecións xa foron, foron como foron, e xa non corresponde seguir.

Hai tempo que sei que internet é adictivo, non crea cidadáns, crea yonkis que precisan caramelos de gratificación constantes. Non aturan abstinencia nin aceptan contrariedades. Non sei ofrecer esas gratificacións.

Internet aliméntase de nós, engorda co tempo e a alma que lle entregamos e así vacíanos de nós. Internet impide ter memoria e eu son todo memoria, memoriador, mesmo do que non vivín.

Retírome un pouco, fatigado e deixando atrás o que fica atrás. Sen moverme de min nin de lugar avanzo na miña idade queimando naves.

Tras o fracaso electoral de “Nós” : O BNG comprendeu que viña un “tsunami”, portouse como nunca. Porén “Nós” fracasou. Pagamos a sona e o pasado do BNG das últimas décadas. Pagámolo tamén os que nunca estivemos aí e pagouno a candidatura. O que eu penso do BNG: “Nova política para unha nova nación”

Con todo, manter esa posición “Nós-candidatura galega”, unha candidatura aberta,soberana e sen suxeición a direcións madrileñas, era e mais é imprescindíbel para o futuro, para que o país exista. Tamén a cidadanía que non votou “Nós” debera agradecer que exista.

“En Marea-Podemos”: éxito espectacular. Porén ese éxito levántase sobre o fracaso dunha candidatura cívica, unitaria e soberana galega. Iso hai que sabelo tamén. O que non puido ser, o que xa non foi.

O pasado de onte e de antonte é un peso morto, que non condicione o labor: IMAXINAR O FUTURO INMEDIATO. PROCURAR, OUTRA VOLTA, UNIDADE. Para gobernar a Xunta e dar inmediatamente políticas xustas e rexeneradoras  a un país en crise existencial.

Comeza un ano novo, hora de pórse a un lado, hora da responsabilidade d@s polític@s e das organizacións. Desculpas e saúde.[/lang_gl]

[lang_gl] MANUEL GALIANA LEE EN “7 PALABRAS” (en castelán, na “Feria del Libro de Madrid. 2010”)[/lang_gl][lang_es] MANUEL GALIANA LEE “7 PALABRAS” (en la Feria del Libro de Madrid. 2010])

[lang_gl] Lamento a mala calidade da gravación, que comeza propiamente pasados uns segundos.[/lang_gl][lang_es] Lamento la mala calidad de la grabación, que comienza propiamente pasados unos segundos. [/lang_es]

[lang_es]LA RETRANSICIÓN: LA ESPAÑA REDISEÑADA[lang_es]

[lang_es]

LA RETRANSICIÓN

El consenso ideológico y político de la Transición me dejó fuera. El nuevo consenso aplastante alrededor del PSOE de González y Guerra en los ochenta también me dejó fuera. Nuevamente veo que se ha fraguado un consenso alrededor de un sistema de cuatro partidos profundamente anclado en la opinión pública española que también me deja fuera.

Lo malo de ser minoría es que te señalan y te estigmatizan, o achantas o dudas de tu propio juicio. No es mi caso, mientras pueda cuento lo que veo y lo que veo es eso que publiqué en ARA (http://www.ara.cat/opinio/LEspanya-dissenyada-Retransicio_0_1476452374.html) en catalán y en gallego en la revista semanal “Sermos Galiza”. Me parece que a los catalanes les pasa como a los gallegos, que nos cuesta menos creer según que cosas en esta España donde el estado tiene una ideología profunda, el nacionalismo españolista, y donde dominan los intereses ligados al centralismo. Lo que viene a continuación en Madrid me dicen que es una exageración, poco menos que imagino conspiraciones, pero es como yo veo la cosa.

LA ESPAÑA DISEÑADA, LA “RETRANSICIÓN”
La Transición fue una operación de estado, organizada conjuntamente con EE.UU., para evitar que la sociedad decidiese libremente y el poder siguiese bajo control. Entonces se hizo con acuerdos en despachos y con la pistola del Ejército sobre la mesa, los partidos, una vez legalizados, firmaron lo que les ofrecieron. Ahora está en curso otra operación semejante pero las pistolas y tanques de ayer son hoy los medios de comunicación.
Primero se sondeó la posibilidad de un gobierno de coalición de “los dos grandes partidos”. A eso respondió, tras el apartamiento de Zapatero, que Felipe González retomase el control y la tutela para fraguar el acuerdo. Era una respuesta a la defensiva y tan evidente que no tuvo mucho recorrido, la población no tragaría. Aunque siempre será una posibilidad a manejar. Los dueños del casino pasaron al siguiente paso, había que dejar que se incorporasen al juego político un par de invitados. Brisca, escoba, tute o mus, lo que importa es conservar la propiedad y el control del juego. Es una operación de calado que pide delicadeza, cambiar los jugadores en una partida que lleva décadas jugándose. Para ello hay que hacer prestidigitación: a la vista del público pero sin que se vea.
Se trata de conservar los consensos que estuvieron debajo de los pactos de la Transición reformando alguna ley que afecta al sistema electoral y algun artículo en la Constitución. En cuanto a ese proceso catalán que lo está cuestionando todo, la posición es clara: ni agua y que se asfixien allí dentro. La relación de apaños legales ya está redactada en estos momentos, no habrá un Snowden que nos los filtre, y esos pactos los firmarán en su momento los jugadores a los que se les permite barajar en la mesa.
El principal instrumento para esa nueva Transición retransmitida, la “Retransición”, son los medios de comunicación. La implicación de las grandes empresas de comunicación, con el Gobierno y la banca detrás, es total. Se cambiaron directores y lo que hizo falta y a donde no llegaba el Gobierno o la banca llegó la Casa Real. Pero si no me creen a mí, es natural, hagan caso al famoso informe del NYT. En el proceso de italianización de la política española, el grupo Planeta, con una cadena para cada gusto, está siendo una Mediaset sin un Berlusconi. Esas empresas, transformadas en agentes políticos, se encargaron de dar entrada primero y luego instituyeron entre la opinión pública a partidos que no tenían siquiera organización y que van inventando y modulando sus principios, ideología y posiciones según las encuestas e indicaciones que se les marcan sobre conveniencias y límites. Ciudadanos y Podemos nacieron cada uno por su lado, autónomamente y desde posiciones distintas pero, con independencia de su origen o sueños, juegan las cartas que reparten en la mesa y cumplen su función en ese juego.
Se trata de una intervención del sistema parlamentario ejecutada brutalmente: los medios estatales desacreditaron unánimente y ahogaron la opinión catalana y apartaron de un manotazo a los partidos que estorbaban poniendo en su lugar a otros. Un parlamento ensimismado y desacreditado fue sustituido por los platós de televisión privada, que crean líderes mediáticos y relegan al olvido a otros. Partidos de trayectoria con alcaldes, concejales y diputados, el respaldo democrático de la ciudadanía, fueron condenados a desaparecer. Liquidaron a UPyD, una organización que había sido promovida desde los intereses del estado como instrumento en la política vasca. Rosa Díez fue una política hiriente y cruel; lo que le hacen, burla y pasto de chistes, también lo es. Qué decir de IU, aprovechando la corrupción de la organización madrileña, se la despedazó en público. IU sucumbe por su propia debilidad política, incapaz de apartar las rémoras y actualizarse, pero la están enterrando aún viva a la fuerza porque estorba. Sus despojos deben engordar a otros. A los votantes de aquí y allí se les indicó que debían olvidar y en adelante mirar hacia los “nuevos partidos emergentes”. Incorporaron ese término de la geopolítica económica para una operación cortesana y cutre, pero eficaz.
La TVE siguió como botín del PP pero las privadas ejecutaron eficazmente su parte, los “nuevos partidos emergentes” y sus satélites locales aparecen continuamente en pantalla. Da igual que no tengan parlamentarios aún, los medios ya han decidido que van a estar en el parlamento. Y las encuestas, tan convenientes, les dan legitimidad, pues son “la prueba” de que ustedes van a votarlos. El futuro lo tienen escrito, en ese plan que vayamos a votar es una mera formalidad. En ese plan las instituciones del estado intervienen directamente. Así, la Junta Electoral Central en el mes de Marzo cambió su doctrina con una decisión inédita: los medios de comunicación deberían darle espacio a “los nuevos partidos emergentes” aunque no tuviesen representación parlamentaria, los declaró “grupo político significativo”. La misma Junta intervino la Radio y Televisión pública catalana para corregir la información que dio sobre la Diada. Si ustedes no votan debidamente ese organismo probablemente se verá obligado a actuar.
Los partidos que no convienen, por ejemplo de ámbito autonómico, aunque tengan votos, diputados, no gozarán de esa cobertura mediática y la protección de la Junta Electoral: no son “nuevos partidos emergentes”. Y, además y sobre todo, cuestionan el diseño de un sistema político español centralizado. El estado no dudará en criminalizar a los otros nacionalismos, el nacionalismo gallego acaba de ser convocado por la Audiencia Nacional en medio de la campaña electoral.Hasta el mismo PSOE, lo que quede ahí de lucidez política, comprende que con su pacto de estado han caído en una trampa. El resultado será que, ya reducidos los sindicatos a escombros, IU desaparezca y debilitar al PSOE, por si una nueva dirección quisiese recuperar independencia política.Se trata de destruirnos como ciudadanía y del secuestro del sistema parlamentario. Cuando vemos esos programas tan divertidos de política espectáculo en alguna televisión se nos está introduciendo una ficción construida para nosotros. Esto no es la Transición, no nos apuntan con pistolas, lo hacen con la pantalla de nuestro televisor.
¿Verdad que parece un argumento paranoico de conspiración? La Transición también lo parecía y lo era. Detenerse en cada árbol impide ver el diseño de conjunto del bosque. España tiene dueños y por qué van a ser tan estúpidos y vagos como nos gustaría a los demás.[lang_es]

Galeguismo 2.0

https://www.facebook.com/galeguismo2.0

POSTDATA

MARIO O EL ARDOR

[lang_gl] DESPEDÍNDOSE (e 2) [/lang_gl][lang_es] DESPIDIÉNDOSE (y 2) [/lang_es]

[lang_gl]2010/06/04
E xa vai sendo tempo de cerrar este “blog?” e deixar de actualizalo.
(E por certo, xa que estamos, a fotografía da parte superior é a de tres atletas subidos a un podium nas olimpiadas de México de 1968: Tommie Smith e John Carlos son os dous homes pretos co puño en alto para protestar pola opresión da xente da súa raza nos EE.UU. O terceiro é Peter Norman, xove carniceiro australiano que aprendeu a correr con tenis prestados e que se solidarizou con eles portando unha insignia polos dereitos humanos. Os dous atletas pretos foron destruidos. Norman tamén.)
Foime distraído o ter o blog aberto, aínda que respondía a algo que me proía: en vendo o que se dicía do Suso de Toro na Rede quixen que tamén estivese aquí a miña voz, a miña versión do tal personaxe ou autor. Pode que servise de algo ou pode que non, non sei dicir.
Doutra banda sempre me interesou un aspecto da arte, o proceso de creación en si mesmo, o camiño que se anda antes de chegar á obra acabada e o blog dun escritor ten algo diso, de acompañamento á creación. Abrín o blog en marzo do ano 2009, van alá 650 apuntamentos entre cancións roubadas, artigos e textos de todo tipo, as máis delas cousas deliberada ou indeliberadamente “sen valor”. Aínda que sempre entendín que para comprender, que etimolóxicamente é “abranguer”, a obra dun autor hai que coñecela enteira, pois todo o que escribe un autor ten significado dentro do contexto da súa obra. A obra dun autor é todo o que decide publicar, sexa obra longa ou breve, efémera ou con pretensión de durar, para un público lido ou ágrafo. E entendo que todo o que hai neste blog é parte da obra do autor Suso de Toro, empezando por aquelas “Botelhas ao mar” que empezaran hai once anos e que tamén andan por algún recuncho deste “Blog?”
Non me ativen ás normas que rexen e caracterizan aos blogs, pois por varios motivos sentinme incapaz de recibir e atender aos apuntamentos de resposta doutros internautas. As miñas desculpas a quen buscase aquí ese diálogo propio dos blogs.
Comeceino cun texto que había de ser o principio dun libro que xa estaba en construcción, “Sete palabras” (e que entón eu titulaba “Arte de maxia”). Finalmente eses parágrafos non acabaron no libro, elimineinos. Destrucción e mais construcción é a creación artística. E remato este “Blog?” cando aquel libro xa camiña por aí. Un momento extraño, botando aínda un libro a andar e retirándose ao tempo, o pasado pésanos a todos e xa non vou tendo forzas para encarnar a Suso de Toro decote. Ese traxe fóiseme facendo pesado de máis.
Endemais, o que quería comprobar xa o fixen. O sentido de escribir para min baséase en dous pés, un é a necesidade de expresión, e sinto que tras “Sete palabras” iso está satisfeito, podería seguir a escribir historias porén coido que non son necesarias. O outro pé foi a necesidade de probarme, de probar se era quen a escribir unha obra que se medise coas dos autores que eu admiraba. Dentro de min xa cheguei a unha conclusión ao respecto, así que o recoñecemento crítico que haxa agradézoo verdadeiramente, mais sinto que dependo menos que nunca da opinión da crítica sobre os meus libros.
A crise económica e a crise na literatura como industria e como profesión, a partir das miñas propias dificultades profesionais, leváronme a repensalo todo nos últimos dous anos, sobre todo a nova situación para os autores que viven do seu oficio, moi específicamente no caso do escritor en lingua galega. Concluín que a figura de escritor que ensaiei chegou a unha fin de camiño, tocaba cambiar de oficio, apartarme e darme unha tregua. Niso estaba eu.
Así estaban as cousas até que, recibido un destino para reincorporarme como funcionario, nun “post” informei a quen lese neste blog do cambio de profesión e de actividade, desde ese momento cambiou para min a relación co blog. O post transformouse en noticia e desencadenou un proceso de explicacións pola miña parte e de debates tan cansado como interesante.

A primeira sorpresa para min foi descubrir o que pode irradiar un blog. A segunda foi que a esa decisión personal fose considerada noticia. A terceira, que houbese persoas realmente desgustadas e tristes pola miña decisión. Cousa que non imaxinaba e que lamento non ter previsto dalgún xeito. Máis dunha persoa chegoume a dicir que lle debía unha explicación, iso desconcertoume: realmente debíalla? Vinme obrigado a plantexarme esa cuestión: ten o escritor a obriga de dar contas aos lectores dos seus libros dunha decisión relativa á súa actividade de escritor e que atinxe aos intereses deses lectores? Que caste de pacto establece o escritor cos seus lectores? Paréceme un asunto interesantísimo.
O verdadeiro coñecemento gáñase coa experiencia, esta experiencia aprendeume que ese pacto existe, fixéronmo ver os lectores: o escritor depende dos lectores e está en débeda con eles. Os lectores son o seu amo, a súa ama. Concordo con que me pediu explicacións, e coido que estou a dar as explicacións debidas. Salvo caso de morte ou doenza seria, o lector ten dereito a agardar que o escritor entregue o seu traballo coa regularidade que sexa e se non é así, ten dereito a unha explicación. Asemade, as nosas experiencias deben ser transmitidas a outras persoas para que podan ser aproveitadas e superadas. Os vivos levantámonos sobre os que viviron antes, así somos os seres humanos.
Tamén comprobei que as reaccións respondían a demandas distintas: había quen me recriminaba o que xa non podería ler futuros libros meus, e esa foi a recriminación máis incómoda pois sinto que é xusta, faime sentir en débeda. Só podo dicir que, entanto que esteamos por aquí, coa vida nunca se sabe. Tamén houbo quen, non sendo lector dos meus libros, consideraba que o apartarme a un lado eu era unha perda para a vida cultural ou social galega, e supoño que teñen razón en parte mais todos temos vida e límites humanos. Hai que saber levantar o pé do acelerador. Todos somos únicos e irrepetíbeis, ninguén é imprescindíbel na vida pública (soamente o somos na nosa vida persoal).
Resumindo, comprobei as dúas dimensións da figura do escritor, o escritor autor dos libros que é patrimonio dos seus lectores e o escritor que é “patrimonio nacional”, patrimonio dunha comunidade humana que o sinte “seu”.
Todo iso foi un test de moitas cousas, tamén de cariño recibido de moitas persoas: foime unha lección de humildade aínda que eu non saiba expresar mellor o agradecemento.

Tamén tiven a sorpresa un pouco desagradábel de que unha decisión absolutamente persoal, que ten a ver coa vida propia en último término, me fose recriminada “case unha deserción”, “como unha chamada a renunciar”. Implica unha falta de comprensión e de respecto persoal absoluta só comprensíbel en quen descoñeza as dificultades que temos vivido algúns neste país nas últimas décadas. Supón unha desconsideración personal e literaria do escritor a quen se lle xulga a conducta e, o máis preocupante, unha visión da sociedade na que non hai lugar realmente para o individuo. O contrario do que eu sinto e penso. Esa actitude ten base nunha concepción burocrática da cultura, piramidal e gobernada por comisarios vixiantes que se sinten donos da cultura e dos creadores. Para min non hai donos da literatura e a cultura.
Canto a manifestacións de xúbilo: “Unha excelente noticia!” ou de rabia, “boicot!” non me val iso de que “está tolo”, “un anormal”. Hai método de máis nesa loucura. Non son cousas de tolos cando circulan sen que ninguén llelo diga de frente, non cando son moeda circulante con normalidade de man en man. Se na cultura galega son normais as manifestacións de tolos sectarios esa cultura ten un problema profundo, é cousa de ir ao médico e miralo. O sectarismo, desde ángulos distintos, está desfacendo tanto a cultura galega como a española.
E agora a cumprir os compromisos adquiridos anteriormente, conferencia en Hamburgo, presentación do último libro en Zamora, en Toro, Feira do Libro de Vigo, dúas intervencións sobre o Camiño en Santiago e presentación do libro no pobo do meu pai, Formariz de Sayago no mes de Agosto (cando voltan os emigrantes ao pobo). E aínda seguiremos a rondar polas páxinas culturais do suplemento “Luces” de El País. Miraremos de cumprir cada un no seu e tamén de descansar un pouco, hai que ir encartando a gaita. Acabaremos por saír da crise aínda que non voltaremos atrás e algún día os palestinos terán un estado digno e terán parte da reparación que se lles debe. Até outra. [/lang_gl][lang_es] 2010/06/04
Ya va siendo tiempo de cerrar este “Blog?” y dejar de actualizarlo (Por cierto, ya puestos, la fotografía en la parte superior es la de tres atletas subidos a un podium en las olimpiadas de México de 1968: Tommie Smith y John Carlos son los dos hombres negros con el puño en alto para protestar por la opresión de la gente de su raza en los EE.UU. El tercero es Peter Norman, joven carnicero australiano que aprendió a correr con zapatillas prestadas y que se solidarizó con ellos portando una insignia por los derechos humanos. Los dos atletas negros fueron destruidos. Norman también.)
Me resultó distraído el tenerlo abierto, aunque respondía a algo que me molestaba: viendo lo que se decía en la Red del tal Suso de Toro quise que también estuviese aquí mi voz, mi versión de tal personaje o autor. Puede que haya servido de algo o puede que no, no sé decir.
Por otro lado siempre me interesó un aspecto del arte, el proceso de creación en si mismo, el camino que se anda antes de llegar a la obra acabada, y el blog de un escritor tiene algo de eso, de acompañamiento a la creación literaria. Abrí el blog en marzo del año 2009, van allá 650 apuntes entre canciones robadas, artículos y textos de todo tipo, la mayoría de estas cosas deliberada o indeliberadamente “sin valor”. Aunque siempre entendí que para comprender, que etimológicamente quiere decir “abarcar”, la obra de un autor hay que conocerla entera, pues todo lo que escribe un autor tiene significado dentro del contexto de su obra. La obra de un autor es todo lo que decide publicar, sea obra larga o breve, efímera o con pretensión de durar, para un público leído o analfabeto. Entiendo que todo lo que hay en este blog es parte de la obra del autor Suso de Toro, empezando por aquellas “Botelhas ao mar” que empezaran hace once anos y que también andan ahora por algún rincón de este “Blog?”
No me atuve a las normas que rigen y caracterizan a los blogs, pues por varios motivos me sentí incapaz de recibir y atender a los apuntes de respuuesta de otras personas. Mis disculpas a quien buscase aquí ese diálogo propio de los blogs.
Lo comencé con un texto que iba ser el principio de un libro que ya estaba en construcción, “Sete palabras” (y que por entonces titulaba “Por arte de magia”). Finalmente ese comienzo ni siquiera está en el libro, lo eliminé. Destrucción y construcción es la creación artística. Y cierro este “Blog?” cuando aquel libro ya camina por ahí. Un momento extraño, echando a andar todavía un libro y retirándose uno a un lado, el pasado nos pesa a todos y me van faltando las fuerzas para encarnar a Suso de Toro a diario. Ese traje se fue haciendo demasiado pesado.
Por otra parte, lo que quería comprobar ya lo hice. El sentido de escribir para mí se basaba en dos pies, uno era la necesidad de expresión, y siento que tras “Siete palabras” eso está satisfecho, puedo seguir escribiendo historias pero no creo que sean necesarias. El otro pie fue la necesidad de probarme, de probar si era capaz de escribir una obra que se midiese con las de los autores que admiraba. Dentro de mí ya llegué a una conclusión al respecto, así que el reconocimiento crítico que haya lo agradezco realmente, pero siento que dependo menos que nunca de la opinión de la crítica sobre mis libros.
La crisis económica y la crisis que se está dando en la literatura como industria y como profesión, partiendo de mis propias dificultades profesionales, me llevaron a repensarlo todo en los últimos dos años, sobre todo la nueva situación para los autores que viven de su oficio, muy específicamente para en el caso del escritor en lengua gallega. Concluí que la figura del escritor que ensayé llegó a un fin del camino, tocaba cambiar de oficio, apartarme y tomarme una tregua. En eso estaba.
Así estaban las cosas hasta que, una vez que recibí un destino para reincorporarme como funcionario, hice constar a quien leyese este blog ese cambio de actividad, desde ese momento cambió para mí la situación de este blog. El post se transformó en noticia y desencadenó un proceso de explicaciones por mi parte y de discusiones y debates tan cansado como interesante.                  La primera sorpresa para mí fue descubrir lo que puede irradiar un blog. La segunda fue que esa decisión personal fuese considerada noticia. La tercera, que hubiese personas verdaderamente tristes y disgustadas por mi decisión. Algo que no imaginaba y que lamento no haber previsto de algún modo. Más de una persona me llegó a decir que le debía una explicación, eso me desconcertó: ¿realmente se la debía? Me vi obligado a plantearme esa cuestión: ¿tiene el escritor la obligación de dar cuentas a los lectores de sus libros de una decisión relacionada con su actividad como escritor y que afecta a los intereses de esos lectores? ¿Qué clase de pacto establece el escritor con sus lectores? Me parece un asunto interesantísimo.
El verdadero conocimiento se gana con la experiencia, esta experiencia me enseñó que ese pacto existe, me lo hicieron ver los lectores: el escritor depende de los lectores y está en deuda con ellos. Los lectores son su amo, su ama. Salvo caso de muerte o enfermedad seria el lector tiene derecho a esperar que el escritor entregue su trabajo con la regularidad que sea y si no es así merece una explicación, para que se haga a la idea y pueda tomar las medidas que considere oportunas. Estoy de acuerdo con quien me pidió explicaciones, y creo que he dado las explicaciones debidas. Además, nuestras experiencias deben ser transmitidas a otras personas para que puedan ser aprovechadas y superadas, los vivos nos levantamos sobre los que vivieron antes, así somos los humanos.
También comprobé que las reacciones respondían a demandas distintas: había quien me recriminaba que ya no podría leer futuros libros míos. Sólo puedo decir que, mientras sigamos por aquí, con la vida nunca se sabe. También hubo quien, no siendo lector de mis libros, consideraba que el apartarme a un lado era una pérdida para la vida cultural o social gallega, y supongo que en parte tienen algo de razón pero todos tenemos vida y límites humanos, hay que saber levantar el pie del acelerador. Todos somos únicos e irrepetibles, pero nadie es imprescindible en la vida pública (sólo lo somos en nuestra vida personal).
Resumiendo, comprobé las dos dimensiones de la figura pública del escritor, el escritor autor de los libros que es patrimonio de sus lectores y el escritor que es “patrimonio nacional”, patrimonio de una comunidad humana que lo siente como “suyo”.
Todo eso fue un test de muchas cosas, también de cariño recibido de muchas personas: fue una lección de humildad aunque no sepa expresar mejor mi agradecimiento. También tuve la sorpresa un tanto desagradable de que una decisión absolutamente personal, que tiene que ver con la propia vida en último término, me fuese recriminada por alguna persona como “casi una deserción” o “una llamada a renunciar”. Demuestra una falta de comprensión y de respeto personal absoluta, sólo comprensible en quien desconozca las dificultades que hemos vivido algunos escritores en Galicia en las últimas décadas. Supone una desconsideración personal y literaria del escritor a quien se le juzga la conducta y, lo más preocupante, una visión de la sociedad en la que no hay lugar realmente para el individuo. Lo contrario de lo que siento y pienso. Una actitud que se basa en una concepción burocrática de la cultura, piramidal y gobernada por comisarios que se sienten dueños de la cultura y de los creadores. Para mí no hay dueños de la literatura y la cultura. Los dueños de uno, nadie. O los que uno escoja libremente.
En cuanto manifestaciones de júbilo por mi decisión: “¡Una excelente noticia!”, o de rabia, “¡boicot!”, no me vale eso de que “está loco”, o “un anormal”. No son cosas de locos, hay demasiado método en esa locura. No cuando son monedas que circulan impunemente y con naturalidad de mano en mano. Si en los alrededores de la cultura gallega son normales las manifestaciones de sectarismo enloquecido esa cultura tiene un problema, es cosa de ir al médico y mirarlo. El sectarismo desde distintos ángulos está destrozando tanto la cultura española como la gallega.
¿Lo que pienso de ser escritor hoy en España desde mis zapatos? Ya lo escribí claro en “Qué va a ser del escritor” (En la Red y en en este blog? en la categoría “Fin de partida”.)
Y ahora a cumplir los compromisos adquiridos anteriormente: conferencia en Hamburgo, presentación del último libro en Zamora, en Toro, Feira do Libro de Vigo, dos intervenciones sobre el Camino en Santiago y la presentación del libro en el pueblo de mi padre, Formariz de Sayago, en Agosto (cuando vuelven los emigrantes al pueblo). Y aún seguiremos rondando por las páginas culturales del suplemento “Luces” de El País en la edición de Galicia.
E intentaremos cumplir cada uno en lo suyo y también descansar algo, acabaremos saliendo de la crisis aunque ya no volveremos atrás y algún día el pueblo palestino tendrá un estado digno y tendrán parte de la reparación que se les debe. Hasta otra. [/lang_es]

GRANDE ARTE

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/4L0DInKUnzc" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

TAUROMAQUIA: VÍSCERAS

[lang_gl] O rito da tauromaquia pode que non sexa exactamente un culto á morte, senón ás vísceras. O que os asistentes queren ver ansiosos, de ollos abertos, son sangue e vísceras, do cabalo, do touro ou do toureiro.[/lang_gl][lang_es] El rito de la tauromaquia puede que no constituya exactamente un culto a la muerte, sino a las vísceras. Lo que los asistentes quieren ver ansiosos, bien abiertos de ojos, son sangre y vísceras. De caballo, de toro o de torero.[/lang_es]